Páginas vistas en total

martes, 13 de abril de 2010

un personaje boliviano quizo inmiscuir a chicas adolescentes en la mafia de la cocaína. algunos detalles de OPINION

Un policía de Noruega que investigó durante años a una red de traficantes de droga que operaba entre ese país escandinavo y varios países de Sudamérica, incluído Bolivia, confirmó ayer que el principal modus operandi de esta agrupación era el reclutamiento de jovencitas a las que les ofrecían dos semanas de “vacaciones de lujo” en algún país de Sudamérica, con todo pagado, para que retornen a Noruega con cargamentos de cocaína.
A pesar de los múltiples intentos de los abogados de la defensa por evitar que el policía extranjero preste su declaración, los jueces del Tribunal de Sentencia 1 permitieron su participación, ayer, en el juicio por tráfico de drogas que comenzó el pasado 7 de abril en Cochabamba, contra dos noruegas, el presunto cabecilla de la organización César Augusto Toro Blacutt y otros cinco ciudadanos bolivianos.El traductor de Larc Cronnic, fue relatando varios aspectos de la investigación realizada por el grupo Kritos de la Policía Noruega, que se basó especialmente en la recopilación de extractos telefónicos, rastreo de cuentas bancarias, cambios de moneda, el análisis comparativo entre los ingresos legales de César Augusto Toro Blacutt y sus gastos (los cuales superan ampliamente a los primeros), seguimientos y entrevistas con diversas personas.Informó, por ejemplo, que estudió el flujo de llamadas entre 20 teléfonos de los supuestos implicados y entre ellos se generaron 67.000 llamadas entrantes y salientes. Cronnic explicó que la investigación se dividió en dos partes, la “Operación Abuelo” y la “Operación Cochabamba”. Los acusados en el juicio, específicamente César Augusto Toro Blacutt, está relacionado con ambas. Su tío Ramiro Pereira Blacutt, está implicado en un caso de la Operación Abuelo. En el caso de las tres ciudadanas noruegas detenidas el 19 de mayo de 2009 en posesión de 22.429 gramos de cocaína en el aeropuerto Jorge Wilstermann de Cochabamba, el investigador policial noruego señaló que la misión de César Augusto Toro Blacutt era recibirlas en Noruega con la droga y para ello viajó poco antes de que ellas intentaran salir de Bolivia.Dinero y sexoCuando fueron detenidas, Madeleine Rodríguez se comunicó con la encargada de la agencia de viajes de Noruega y ésta le avisó a Nicole, la novia de César Augusto.
Éste le envió un mensaje a Madeleine: “que se contacte con la gente del aeropuerto y recurra a lo que deba recurrir para salir del problema, que use dinero y sexo si era necesario”, hasta que él pueda retornar a Bolivia para liberarlas. Sobre los antecedentes de César Augusto Toro Blacutt, el policía Larc Cronnic sostuvo que era buscado desde hace tiempo y que está relacionado con varios casos que tienen modus operandi similar. Relató que el 14 de octubre de 2008, por ejemplo, dos personas jóvenes llevaban más de 6 kilos de droga (valuados en 10 millones de bolivianos ó 10 millones de coronas), desde San Pablo Brasil hasta Estocolmo, pero ambas fueron detenidas. Ellas tenían en sus manos un papel cerrado con grapas, que debían entregar a la persona que les recibiría la droga en Estocolmo. El papel contenía un código y la Policía halló en él, las huellas dactilares de César Toro.
Los nexos de César Augusto Toro Blacutt- Según Larc Cronnic, el cabecilla boliviano de 23 años ofrece a las jóvenes de su país vacaciones de lujo pagadas en Bolivia u otro país sudamericano y para el retorno, una suma de entre 20.000 y 40.000 coronas, como “agradecimiento”.- El policía también se refirió a los nexos de César Augusto Toro con un hombre de la red de tráfico de drogas llamado Raymond, que incluso vino a verlo a Bolivia en una ocasión.- Entre el 16 y el 22 de mayo de 2009, fue registrado un alto flujo de llamadas entre Madeleine Rodríguez, César Augusto Toro Blacutt, Álex Ramiro Pereira (Bolivia) y Nicole, la novia noruega de Toro Blacutt.

No hay comentarios: