Páginas vistas en total

sábado, 27 de septiembre de 2014

preocupados en Brasil que ahora mismo persigue a 3 narcobolivianos, después de una redada que dejó 26 detenidos y avionetas, vehículos y otros bienes incautados

La Policía de Brasil desarticuló el jueves una organización criminal que operaba en la zona conocida como el Triángulo Mineiro y está vinculada a narcotraficantes bolivianos. 

Autoridades policiales emitieron orden de arresto contra tres ciudadanos de nacionalidad boliviana, que son los supuestos narcotraficantes que se asociaron a la banda para internar droga de manera ilegal al Brasil. Su captura ya fue solicitada a la Interpol.
El operativo se realizó en cinco estados del vecino país y se logró capturar a 26 personas, informaron autoridades brasileñas este viernes.
Triángulo Mineiro
El grupo criminal introducía drogas en territorio brasileño a través de avionetas que aterrizaban clandestinamente en pistas rurales de la zona conocida como Triángulo Mineiro en el sur del estado de Goiás.
La organización criminal también está acusada de cometer varios crímenes violentos, como homicidios relacionados con el narcotráfico, según un comunicado de la Policía Federal.
En la operación participaron 200 agentes de los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado y se cumplieron 26 órdenes de busca y captura así como 26 órdenes de prisión preventiva en los estados de Minas Gerais, Goiás, Mato Grosso del Sur y Sao Paulo.
Además se incautaron avionetas, decenas de vehículos, una lancha y varios inmuebles en Minas Gerais y Goiás.
Según informó la Policía Federal, las investigaciones comenzaron hace aproximadamente un año cuando fueron interceptadas dos toneladas y media de cocaína y se produjo la detención de 22 traficantes.

viernes, 26 de septiembre de 2014

Humberto Vacaflor se refiere a la Agenda Electoral en la cual la coca, cocaína, el narcotráfico está ausente, mientras que en Argentina y Brasil, los mercados de compra y consumo de la droga boliviana, figura el tema como algo de preocupación vital.

El tema del narcotráfico boliviano figura en las agendas electorales de Argentina y Brasil pero no en la de Bolivia.

Sergio Massa, del frente renovador del peronismo en Argentina dijo que si llegara a ser elegido presidente pondría a las FFAA en la frontera con Bolivia para impedir el ingreso del narcotráfico.
Mientras que Aecio Neves, del partido social demócrata de Brasil, dijo que en su gobierno él rompería relaciones diplomáticas con Bolivia hasta que aquí se cumplan las leyes sobre restricción de cocales y se controle realmente el narcotráfico.
El tema, en cambio, no figura en la agenda electoral de los candidatos bolivianos.
Es como si repitiéramos a estos vecinos la frase usada con los yanquis: “argentinos y brasileños, erradiquen sus narices” porque nosotros no pensamos erradicar los cocales.
¿Este es un mensaje de los cocaleros solamente o de todos los bolivianos que han decidido ponerle paños fríos a sus conciencias?
Estos dos países vecinos están sintiendo el peso de la presencia de las drogas y las secuelas que ellas traen, y quisieran que el país de donde procede este mal actúe con responsabilidad.
El mensaje a los yanquis era extraído del abc del capitalismo: si sus narices no demandaran la droga, no habría oferta. Y añadía, con tono plañidero, que en un país como Bolivia no hay otras cosas a las que se pueda ocupar la gente que no sea producir coca. Y, además, que si la hoja era usada para hacer droga, pues era algo que escapaba a la responsabilidad de los cocaleros.
Pero ahora Bolivia se ha convertido en el centro distribuidor de droga en Sudamérica. Hay un puente aéreo permanente que opera entre Perú, Bolivia y Paraguay, trayendo y llevando la droga hacia los principales mercados de consumo, que son Brasil y Argentina.
Ese puente aéreo se hace con avionetas Cessna 206, en una especie de hormigas voladoras. El otro negocio, el grande, se hace en aviones Hércules, en negocios que se codean con la política regional.
Setenta avionetas se perdieron desde enero y 20 pilotos han desaparecido. Nadie informa de eso.
El camino presuntamente elegido por quienes callan ante esta realidad no lleva a nada bueno, como lo saben los habitantes de Afganistán o de Somalia. Allí no viven bien.

lunes, 22 de septiembre de 2014

el TIPNIS encierra un mil hectáreas de plantaciones de coca. plantaciones ilegales, que sin embargo se realizan por obra y gracia de los cocaleros, verdaderos poseedores del poder político y económico de Bolivia. las denuncian vienen de la misma UMOPAR, unidad encargada de su erradicación.

Ha quedado al descubierto el único motivo que justificaba la construcción de una carretera por el corazón del Parque Isiboro Sécure o el TIPNIS, como se lo conoce mundialmente. La Policía de Umopar ha localizado en estos días más de mil hectáreas de cultivos de coca ilegal en ese territorio que es el blanco de los mayores apetitos políticos y económicos del oficialismo, 


que hace un par de años se enfrentó con un verdadero muro de contención social que le impidió salirse con la suya y regalarles a los cocaleros ilegales, aquellos que proveen materia prima al narcotráfico, una obra muy costosa que debía servir únicamente para la expansión de las actividades ilícitas del Chapare, donde se lleva adelante una falsa política de erradicación y donde además, las tierras están agotadas y con baja productividad para la "hoja sagrada". 

Es obvio que esos cocales ya estaban sembrados cuando se proyectó la carretera y quién sabe cuál es el plan que tienen los actuales dueños de este país, cuyo proyecto es conseguir otro triunfo arrollador en las elecciones para seguir "metiéndole nomás".

sábado, 20 de septiembre de 2014

Los Tiempos hace ver la dicotomía existente entre la UE y los EEUU, cuando de calificar la acción antinarcótico de Bolivia se trata. Los Tiempos algo más tirado a la UE que casi "felicita por la represión de la Administración" a losnarcos, sin embargo hace pocas horas, "mil hectáreas de una reserva están sometidas a la producción de coa, para citar algo. es que "lo hace bien EM?

Tal como viene ocurriendo desde hace ya varios años, lo que permite descartar la pura casualidad, de manera casi simultánea se han hecho públicas dos evaluaciones sobre la manera como Bolivia está afrontando el problema de la coca y el narcotráfico. Por una parte, se ha difundido la parte correspondiente a Bolivia del informe que presenta el Gobierno estadounidense sobre el estado actual de la lucha contra las drogas, con fuertes críticas a la misma. Y por otra, aunque no bajo la forma de una réplica a ese informe, se ha conocido la apreciación del jefe de la Delegación de la Unión Europea (UE) en Bolivia, quien aseguró que la lucha antidrogas en Bolivia fue exitosa.
Tan dispares opiniones sobre un mismo tema no son nuevas. De manera invariable, el Gobierno estadounidense incluye a Bolivia entre los países que “han fallado de manera manifiesta en sus acuerdos antinarcóticos internacionales durante el último año”. Y con la misma persistencia, otros países u organismos internacionales, como la Unión Europea o la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, salen al paso de tan severas palabras para expresar su reconocimiento por los esfuerzos que hace el Gobierno boliviano para afrontar el problema.
Paradójicamente, si se analiza el asunto con cierto detalle, se pueden hallar más coincidencias que discrepancias entre ambas maneras de ver el asunto. En efecto, unos y otros coinciden en reconocer que el actual Gobierno ha tenido más éxito que sus antecesores a la hora de mantener bajo control la expansión de los cultivos excedentarios de coca y también en que ha habido mejoras en las tareas de interdicción. Sin embargo, están también de acuerdo en que esos esfuerzos no son suficientes y que los éxitos en unos campos son neutralizados por ostensibles fracasos en otros.
Más allá de detalles técnicos y precisiones cuantitativas, lo que deja en evidencia tan diferentes maneras de abordar un mismo asunto es que en Bolivia está cada vez más difuso el límite entre lo que está bien y lo que está mal, entre lo que merece calificarse como un éxito y lo que no, entre lo que conviene y lo que no conviene hacer y, principalmente, sobre si vale o no vale la pena pagar el enorme costo en términos económicos, políticos y sociales que trae consigo cualquier decisión que se tome.
En ese contexto, y más allá de las peculiaridades del caso boliviano, tiene pleno sentido que ya ni en los sectores más conservadores del escenario político estadounidense resulten convincentes los parámetros que durante décadas anteriores guiaron la “guerra contra las drogas”. Ya nadie toma en serio su contabilización anual de insignificantes victorias –si las hay– frente a las enormes derrotas que se sufren a diario a lo largo y ancho del mundo, por lo que es lógico que la Unión Europea, directamente o a través de su capacidad de influir en organismos internacionales, tenga una mirada más amplia y comprensiva sobre el problema de las drogas.
En lo que a nosotros corresponde, las diferentes miradas externas deben servir como un motivo más, como si los propios no fueran suficientes, para insistir en la necesidad de abrir un debate sensato y sereno sobre el tema más allá y por encima de los circunstanciales apasionamientos electorales.

jueves, 18 de septiembre de 2014

quién tiene razón, pregunta El Dia, NNUU o los EEUU? la ONU publicó un informe sesgado, controvertido y hasta falso en varios aspectos. el informe de la Casa Blanca es más directo, preciso, BOLIVIA a la zaga de sus compromisos en materia de narcotráfico.

Ya no es una novedad el hecho de que el gobierno de los Estados Unidos publique una nota de reprobación respecto de la lucha antidrogas de Bolivia. Lo nuevo del caso es que nuestro país comparte ahora un deshonroso puesto junto a Birmania y Venezuela, naciones que supuestamente han incumplido los compromisos internacionales relacionados con el tráfico de estupefacientes, comercio de precursores químicos y eliminación de cultivos que sirven de materia prima para la fabricación de drogas peligrosas.
Pero más llamativo es que este llamado de atención llega pocos meses después de que la entidad de la ONU dedicada al combate del narcotráfico publicó sendos elogios a la política nacional en contra de los narcotraficantes y más precisamente, ponderó la erradicación de cultivos de coca y la disminución del potencial de elaboración de cocaína, un producto que coloca a Bolivia a la cabeza de las exportaciones en Sudamérica.
Alguien tiene que dar la cara para aclarar esta aparente contradicción, pues está claro que no se está diciendo toda la verdad o al menos existe una mirada complaciente sobre un fenómeno que a todas luces se muestra con mucha fuerza, con indicadores que conmueven a la opinión pública, como el aumento de la violencia, los ajustes de cuentas y el florecimiento de crímenes como el secuestro, la trata de personas, el tráfico de armas de guerra y por último la cada vez más innegable presencia de cárteles internacionales en el territorio.
Lógicamente, las autoridades nacionales han salido al cruce del pronunciamiento estadounidense, pero lo hacen sobre la base de adjetivos y de un rechazo al presunto intervencionismo. Lo ideal sería que ya sea por separado o en conjunto con la ONU, como se hizo con el auspicioso informe que se brindó hace poco, se le diga a la opinión pública en qué se equivoca Estados Unidos y qué hay de cierto en la afirmación de que la lucha antidrogas ha mejorado sin la ayuda internacional, algo que venimos escuchando desde hace años, pese a que la realidad dice algo muy distinto.
Para llegar a una conclusión certera no solo hace falta basarse en la ONU y lo que dice la Casa Blanca, sino en lo que se observa en los países vecinos como Perú, donde autoridades de seguridad han afirmado que Bolivia se ha convertido en una zona de tráfico abierto de la cocaína que se fabrica allí y prueba de ello es la gran cantidad de vuelos furtivos que salen desde las pistas fronterizas peruanas rumbo a sitios de gran actividad, como la Amazonia boliviana, donde el mismo gobierno parece haber perdido el control, tal como lo afirmaron recientemente autoridades nacionales.
Conviene también observar lo que pasa en Chile, en Argentina y Brasil, países limítrofes que hacen esfuerzos extraordinarios para frenar la avalancha de droga que pasa desde Bolivia, con fronteras que se calientan con hechos de violencia, vuelos clandestinos, autos robados, decomiso de armamento y otros hechos que delatan una intensa actividad de los narcos.
En todo caso, se necesita darle mayor credibilidad a un tema muy delicado. Bolivia ha sido sindicado no solo por Estados Unidos, sino por toda una comunidad internacional que se siente afectada por la aparente permisividad que reina en el país. No debemos tomarlo como una intromisión, sino como una advertencia, porque al final de cuentas el problema crece y somos todos los bolivianos los principales afectados.
Para llegar a una conclusión certera no solo hace falta basarse en la ONU y lo que dice la Casa Blanca, sino en lo que se observa en los países vecinos como Perú, donde autoridades de seguridad han afirmado que Bolivia se ha convertido en una zona de tráfico abierto de la cocaína que se fabrica allí.

martes, 16 de septiembre de 2014

el texto aparece en Radio Fides, cuando el Presidente Obama aplaza a Bolivia como faltante a sus obligaciones, suscritas en Convenios Internacionales, junto con Birmania y Venezuela incumplió de manera manifiesta. luego vendría la réplica de Evo, que no dice mucho, aparte de los conocidos adjetivos

La Casa Blanca publicó la lista de los que considera los mayores productores de drogas y principales países de tránsito de estupefacientes, donde figuran 22 naciones, en su mayoría de América Latina y el Caribe, según el periódico El Mundo de España.



Así lo indicó el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en un memorando que envió al secretario de estado, John Kerry, y que la institución hizo público.

Afganistán, Las Bahamas, Belice, Bolivia, Birmania, Colombia, Costa Rica, República Dominicana, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, India, Jamaica, Laos, México, Nicaragua, Pakistán, Panamá, Perú y Venezuela son los 22 países incluidos en la lista.

Obama destacó que los gobiernos de Bolivia, Birmania y Venezuela "han fallado de manera manifiesta" durante el último año a la hora de cumplir sus obligaciones adquiridas bajo los acuerdos internacionales antinarcóticos.

Afganistán sigue siendo el mayor productor de opio en el mundo con un incremento en producción de 180.00 hectáreas en 2012 a 198.000 hectáreas en 2013. La producción de opio también aumentó en Birmania y Laos, aunque de forma menos pronunciada que en Afganistán, constata el memorando.

El presidente también destaca "el aumento alarmante del uso de la heroína" en Estados Unidos. En 2012, cerca de 700.000 estadounidenses consumían esta droga, comparado con las 373.000 personas registradas en 2007.

Obama se mostró "particularmente preocupado" por los cultivos de amapola en México, "el principal proveedor de derivados ilegales de opio a Estados Unidos".

La agencia antinarcóticos estadounidense (DEA) informó que los decomisos de heroína han aumentado un 324 por ciento entre 2009 y 2013 en la frontera entre México y Estados Unidos.

miércoles, 10 de septiembre de 2014


cocalero masista

violador en serie

lo pillan en cama con tres menores

En los ambientes de la Asociación de Productores de Coca de Caranavi, el portero identificado como Rolando Villarroel fue encontrado durmiendo con tres menores de edad, en primera instancia la Policía rescató a una adolescente de 17 años que logró escapar y se encontraba semidesnuda en la orilla del río Coroico y fue este hallazgo el que condujo hasta el mencionado sujeto.

“Ingresamos a ese domicilio y fue una sorpresa para nosotros encontrar a este señor, durmiendo con tres menores, una de once, de doce y otra de catorce años, según la información proporcionada, este individuo las hacía beber  y posteriormente las violaba”, informó a Radio Fides Caranavi, el coronel Efraín Torrez, comandante de la Policía en esa región.

Además informó que en los últimos días se atendieron tres casos de violación a menores de edad. “Los involucrados en los tres casos han sido remitidos al penal de San Pedro de La Paz”, acotó. (foto y texto que aparece en Radio Fides.LP)
JOHNNY IBAÑEZ